EYACULACIÓN PRECOZ

 

Podríamos definir la eyaculación precoz como la condición persistente, o recurrente, en la que el hombre tiene una falta de control en el reflejo eyaculatorio, por lo que eyacula antes de lo que desea generando malestar.

 

La eyaculación precoz siempre ha existido, pero no siempre ha sido considerada como una disfunción, sino que empezó a generar incomodidad hace unas décadas. ¿Cómo hemos llegado a esto?

 

Hay estudios etológicos que han comprobado que todas las especies de animales, sobre todo los primates, eyaculan muy rápido por mera cuestión de supervivencia. Esto incluiría al hombre, que tras el inicio de la cópula viene a eyacular entre los 30 segundos y los 2 minutos de forma natural. 

Pensaréis que ese tiempo es muy escaso y que vuestras relaciones duran más... y es que el hombre también es el animal que más tarda en eyacular, pero porque ha aprendido a retrasarlo por el valor erótico que otorgamos a las relaciones sexuales. Los humanos, a diferencia de otras especies, no tenemos  época de “celo”, por lo que nuestras relaciones eróticas persiguen el placer, y no sólo la reproducción, en cualquier momento del año.

 

Ya he mencionado que hasta hace unas décadas, la eyaculación precoz no sólo no existía y no era un problema, sino que era una respuesta valorada muy positivamente y de la que era motivo de enorgullecimiento.

Esto cambia tras finalizar la II Guerra Mundial con los movimientos feministas que reivindicaban la igualdad entre hombres y mujeres, empiezan a cambiar los valores sociales y también se empieza a reconocer la sexualidad femenina (antes totalmente ignorada) como normal e importante y las mujeres comienzan a expresarla.

Pero nuestra sociedad hace que los hombres se responsabilicen también del placer femenino y, pensando que con el coito las mujeres también alcanzan el orgasmo, se intenta prolongar el tiempo de penetración para así “facilitar” a estas que lo alcancen.

Aunque es interesante comentar que el 75% de las mujeres no llega al orgasmo sólo con el coito, sino que necesitan de otras técnicas de estimulación en el clítoris.

Las causas de la eyaculación precoz son muy variadas, pero se sabe que alrededor del 90% de los casos se originan por factores psicológicos o ambientales, mientras que sólo un 10% tienen causas orgánicas.

Las causas más habituales son el estrés y la ansiedad, también posibles miedos, hábitos erróneos, …

Puede ser un motivo de queja o insatisfacción en la pareja. Incluso en ocasiones, las parejas de estos hombres terminan con otro tipo de consecuencias, como por ejemplo un bajo deseo sexual.

 

La eyaculación precoz es un “problema” creado por nuestra sociedad, aunque el malestar que vive la persona sea muy real.

Si se sigue estando interesado en retrasarla, hay opciones y técnicas para este fin en el que intervienen: la respiración, el ritmo, el reconocimiento de las sensaciones que anteceden a este reflejo, etc...

Lo ideal es acudir a un profesional para una terapia acorde con las necesidades de la persona y poder conseguir resultados lo antes posible.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Ruth Canchales
Sexóloga y Terapeuta de parejas
Búsqueda por Tags
  • Facebook Black Round

© 2017 por PsiqueBlog. Creado RuthCT

  • Facebook Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now